Cuantas veces, en las Iglesias cantamos cosas como “Señor tú me has dado libertad” “Libre para cantar”, “Libre para Gritar”, “Libre para Danzar”.. etc. Son canciones que me hacen pensar (y no es que esté contra ellas) ¿Entendemos lo que cantamos?, ¿Entendemos realmente a qué clase de libertad es a la que Dios nos ha llamado?.

Es posible que quizás, estemos confundiendo dos cosas, la Libertad que nos otorga el vivir en países subdesarrollados en los que uno puede hacer cualquier cosa sin miedo a ser regañado y la libertad de la esclavitud del pecado obtenida mediante la fe en el señor Jesucristo

Tómenos como referencia Juan 8:32-36;

32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

33 Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres?

34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.

35 Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre.

36 Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.

Continuara….

Anuncios